21 de octubre de 2010

¿Qué es la Jornada Mundial de la Juventud?

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un evento internacional organizado por la Iglesia Católica que reúne a jóvenes de todo el mundo, católicos y de otras confesiones. Es presidida por el Santo Padre y se celebra cada dos o tres años.

La JMJ nació en 1984, concretamente el Domingo de Ramos. El Papa Juan Pablo II convocó a la juventud de Roma a celebrar con él el Año de la Redención. La respuesta que recibió de ellos fue de gran entusiasmo y superó todas las expectativas. En 1985 el Papa escribió una carta dirigida a los jóvenes del mundo y más tarde lanzó la aventura de la Jornada Mundial de la Juventud.

Esta Jornada pretende incentivar la participación de los jóvenes en la Iglesia, compartir y celebrar su fe, y meditar sobre el mensaje que el Papa elige para cada ocasión.

La celebración de la XXVI Jornada Mundial de la Juventud será en Madrid, capital de España, del 16 al 21 de agosto de 2011. El tema escogido son unas palabras de San Pablo: Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe. España acoge por segunda vez en 1989 se celebró en Santiago de Compostela este encuentro internacional de jóvenes.

¡Únete a los jóvenes de toda nación y raza! ¡Date la oportunidad de soñar con un mundo nuevo lleno de paz y unidad y contribuye con la Iglesia del nuevo milenio, una Iglesia que está viva!

¡Únete a miles de jóvenes del mundo entero para vivir esta experiencia única de fe! ¡Ven a conocer cómo viven su fe los jóvenes españoles y permite que ellos conozcan cómo viven su fe y su cultura el resto de jóvenes del mundo!

Objetivos pastorales de la JMJ

Los objetivos de la Jornada Mundial de la Juventud son claros:

- Favorecer el encuentro personal con Cristo, que cambia la vida;
- Vivir la experiencia de ser Iglesia católica, como misterio y comunión;
- Tomar conciencia más clara de la vocación de todo bautizado, llamado a convertirse en misionero;
- Redescubrimiento de los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía, que fortalecen la vida cristiana.
Se trata, pues, de fomentar la adhesión a Jesucristo vivida en la Iglesia con tal entusiasmo que se desborda en fiesta y en impulso misionero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada